RAFTING EN EL REINO DE LOS MALLOS

Lidia, te pongo las fotos del rafting. Ya hace un año que te lo prometí, ¡lo siento!, pero…más vale tarde que nunca, ¿no?

Como compensación pongo una pequeña introducción, ¿vale?

clip_image001[3] EL REINO DE LOS MALLOS

   “ La historia de esta tierra  vería momentos difíciles con ocasión de la guerra  entre el rey pamplonés y Ramiro I de Aragón, ambos hermanos y sucesores de Sancho el Mayor, quien por su testamento había separado el territorio aragonés del de Navarra convirtiéndolo en reino.

En esa campaña esta villa verá pasar al ejército aragonés, en 1043, camino de Biel y Tafalla, poniendo fin a una posible dominación navarra sobre la zona del oeste del Gállego”.

Cuentan que el rey Pedro I de Aragón, con motivo de su boda en la catedral de Huesca, en 1097, cedió en dote a su futura esposa, una noble italiana llamada doña Berta, algunos poblados y almunias, entre ellos, los términos de Agüero, Murillo, Marcuello, Ayerbe y Riglos.

Cuando doña Berta enviudó, se retiró a estos dominios a los que, con la aquiescencia del rey Alfonso I El Batallador, gobernó como si de un reino en miniatura se tratara.

Doña Berta firmaba edictos, concedía novenas y dictaba leyes “bajo la gracia de mi señor el rey don Pedro, que está ya muerto, y con el amor del dicho cuñado mío, Alfonso”.

El minúsculo estado, consentido y autorizado por la corte aragonesa, tuvo su capital en Agüero y duró hasta el año 1110.

El reino de los Mallos desaparecerá en torno al año 1110.

“Una vida efímera para el dominio de una mujer que ejerció de reina  dentro de las tierras del Reino de Aragón y existiendo un monarca titular del trono de los Ramírez.

Pero, doña Berta firma con título de reina por ser el título jerárquico que posee (al haber sido esposa de rey) y que una vez viuda no pierde.

La reina Felicia (madre de Alfonso I), tampoco perdió ni su título ni su dote (Ardanés, Bailo y Biel) por quedar viuda de su esposo Sancho Ramírez.

En los documentos que extiende la reina Berta respeta el escalafón de autoridad; primero va el rey, después ella, los tenentes y obispos; es decir: depende del rey”.

“En los documentos que extiende el rey Alfonso I de Aragón, no la reconoce como reina de ningún territorio”.

Texto extraído y recopilado de varias fuentes públicas.

Etiquetas de Blogalaxia: ,
Etiquetas de Technorati: ,
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s